26 dic. 2015

Reseña: La reina roja

¡Feliz navidad, lectores! Apuntarme a un club de lectura me está permitiendo echar un vistazo a libros que de ninguna otra forma hubieran llamado mi atención. Todo el mundo que haya vivido la experiencia sabrá que, a veces, esos libros resultan ser buenos. Otras, son justo como nos esperábamos que fueran. Otras, son La Reina Roja. Seré claro desde el principio; esta reseña no va a ser bonita.





Título Original: Red Queen
Saga: Red Queen #1, tetralogía
Autor: Victoria Aveyard
Editorial: Océano
Género: Distopía, Romance
ISBN: 9788494411021
Páginas: 469
Precio: 16'95€


Sinopsis:

Ambientada en un reino imaginario, esta novela nos muestra a una sociedad dividida por el color de la sangre. Por un lado está la gente común que tiene sangre roja; por el otro tenemos a aquellos que poseen sangre plateada y que tienen habilidades sobrenaturales. Estos últimos forman una élite cerrada y llena de privilegios . La protagonista es Mare, una chica de sangre roja que sobrevive en medio de la pobreza realizando pequeños robos. Cierto día, el azar la lleva a la corte. Allí demuestra tener poderes especiales, los cuales resultan insólitos para alguien del pueblo. Ello la convierte en una anomalía que llama la atención del mismísimo rey. Éste desea aprovechar en su beneficio los poderes de la joven y la hace pasar por una princesa, quien supuestamente se casará con uno de sus hijos. Una vez en la corte, Mare se convierte en parte del mundo de plata y, de manera secreta, ayuda a la Guardia Escarlata, un grupo que prepara una rebelión.





La Reina Roja es, con certeza, el peor libro que he leído en lo que va de año. Cierto, tal vez no sea una cantidad para estar orgulloso (20 mientras escribo estas líneas), pero eso no excusa la pésima calidad de sus páginas.

La novela nos pone en la piel de Mare Barrow, la típica protagonista fuerte e independiente antisistema que odia a los Plateados, seres con superpoderes y sangre del color de su nombre que gobiernan sobre los oprimidos humanos de sangre roja. Lo diré sin tapujos, Mare me ha parecido egoísta, ilógica y estúpida. Con el giro que se le da al personaje al final, podría haberse redimido y llegar a ser ALGO si Victoria Aveyard se hubiese molestado en dar una maldita descripción de cómo se sentían sus personajes, pero no, queda tan sacado de la manga como la mitad de las reacciones del resto de personajes. Y es que Mare no es la excepción. La falta de descripciones es un problema que se repite constantemente durante toda la novela. Ni un solo párrafo, ni una sola línea está destinada a decirnos cómo es el mundo de la protagonista, cómo es ella, cómo son los personajes o qué están sintiendo. Si le sumamos a que esto último es precisamente el punto fuerte de narrar una novela en primera persona, la novela se cae por su propio peso.

Mare Barrow, posando junto con el resto de protagonistas distópicos
¡Vivan los special snowflake!

¿He dicho que no describe su mundo? Bueno, tal vez eso no sea del todo correcto. Lo que ocurre es que no tiene nada que describir. Juro que cuando comencé a leerla pensaba que estaba en una especie de época medieval con electricidad hasta que en la narración apareció una moto. ¿Cómo es su religión? ¿Con qué comercian? ¿Qué tipo de monarquía gobierna? ¿Qué clase de lógica siguen sus poderes? ¡El lector ni siquiera sabe si todo sucede en la Tierra, en un mundo inventado o en la octava luna de Júpiter! ¿Por qué demonios tengo que valerme de la sinopsis para saber dónde estoy?

Lo peor de todo es que no sabría decir si Aveyard lo ha intentado siquiera. Cierto, la autora trata de que el lector sepa en todo momento donde está mediante descripciones de planos y conversaciones, pero estas no son claras en absoluto y se deja a todos los demás aspectos por el camino. Que la imaginación lectora es fuerte, pero de ahí a que el worldbuilding brille por su ausencia hay un trecho.

Maven Calore y Cal Calore.
Ahora sé por qué nunca aparecen con
su nombre completo en el libro
La trama, por otra parte, no es nada espectacular. Sin embargo, si disfrutas el género, La Reina Roja conseguirá entretenerte, puesto que contiene todos los tópicos y clichés de las distopías que en los que se pueda pensar. Incluso los personajes se atienen a esta regla. El profesor, el amigo de la infancia, el chico malo, el chico bueno, el soldado amable… ninguno falta a la cita. Sin embargo, esto tiene un punto positivo, y es que a pesar de la falta de sorpresa y el esperable desarrollo de cada uno de ellos, todos ellos se encuentran muy bien perfilados y son fáciles de identificar, tanto por sus voces como por la narración en sí.

Con el estilo de la autora ocurre algo similar. La falta de descripciones permite al lector disfrutar más de las escenas rápidas o con mucha acción, en especial las peleas, la única parte que me ha gustado de verdad de la novela. Eso sí, el traductor quizá debería repasarse un poco la gramática española.






Ya no es que no se merezca todo el hype que se le ha dado, es que además La Reina Roja se las ha apañado para no superar las pocas expectativas que tenía de ella. Tiene cosas interesantes y algunos puntos buenos, pero el pésimo worldbuilding, la amalgama de clichés, la falta de instropección y la insoportable Mare me han hecho tener que rebajarlo a la altura del betún.

No obstante, quiero hacer una digresión. A pesar de toda la bilis que he soltado, no es un libro TAN malo. No es bueno, eso desde luego, pero si te gustaron cosas como La Selección o Divergente, seguramente disfrutes este. No, su problema no es la historia ni los tópicos, porque mejor manejados podrían haber dado algo muy disfrutable.Es culpa de las prisas. 

Me niego a creer que este libro haya tenido un editor decente o que su autora se haya molestado en revisar el primer borrador siquiera. Esta historia es una criatura en las primeras etapas de escritura que nunca debería haber sido publicada. Lo veo como lector y como creador de historias; le faltan meses y meses de trabajo, de edición, de discusiones, de aceptar y tomar sugerencias, de lectores beta, de segundas, terceras y cuartas correcciones. Este libro podría haber sido algo mucho mejor, pero salió al mercado demasiado pronto. ¿De verdad vamos a conformarnos con libros a medio hacer? Porque yo lo tengo muy claro.






                                                             Nota: 1'5/5

4 comentarios:

  1. A pesar de que esta novela no me llamaba NADA desde el principio y de que tomé la decisión de no leerla, después de leer tu entrada tengo muy claro que no le voy a dar ninguna oportunidad. Sobretodo porque estoy un poco hasta las narices de topicos juveniles, sobre todo en distopías.
    Muy buena entrada. Me encanta tu blog y creo que tiene mucho futuro ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el libro olía bastante mal ya desde la primera página, pero lo terminé para poder hablar de él con propiedad en cuanto lo acabase. Había tan pocas reseñas negativas de La Reina Roja que quise salir a desmentir todo lo que decían de ella xD

      ¡Gracias por pasarte! ^^

      Eliminar
  2. ¡Hola! Todo el mundo habla de este libro, pero la verdad es que no me llama mucho la atención, y siento que terminaré opinando lo mismo que tú, jaja. A ver si le doy la oportunidad... pero lo dudo.

    Ya te sigo, y espero que podamos ser seguidores y que también puedas pasar por mi blog: http://debibliomanias.blogspot.com
    Mucho gusto, ¡y nos estamos leyendo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por comentar! Acabo de seguirte. Lo cierto es que no soy muy fan de los relatos cortos, pero me he pasado y me gusta la forma en la que haces las reseñas. Espero descubrir un libro interesante o dos. ¡Nos leemos!

      Eliminar