23 abr. 2016

Reseña: Ciudades de papel

¡Feliz día del libro a todos/as!
Seguro que muchos habréis llegado hasta este libro tras haber leído Bajo la misma estrella. Y si estabais buscando algo del mismo estilo, sin duda os habréis equivocado. Esto mola mucho más.






Título original: Paper towns
Autor: John Green
Saga: No
Editorial: Nube de tinta
Año: 2008
Género: Juvenil
ISBN: 9788415594284
Páginas: 368
Precio: 14,95€






Sinopsis:

En su último año de instituto, Quentin no ha aprobado ni en popularidad ni en asuntos del corazón... Pero todo cambia cuando su vecina, la legendaria, inalcanzable y enigmática Margo Roth Spiegelman, se presenta en mitad de la noche para proponerle que le acompañe en un plan de venganza inaudito. Después de una intensa noche que reaviva el vínculo de una infancia compartida y parece sellar un nuevo destino para ambos, Margo desaparece dejando tras de sí un extraño cerco de pistas.







Ciudades de papel me ha llegado hondo. Escribo esta reseña con una mezcla de las sensaciones de la primera vez que lo leí, hace más de un año, con las de la última, hace apenas una semana y con las de la película, que vi la semana pasada. Y como ya he comentado antes, esto no es Bajo la misma estrella. Tampoco se le parece. Y quienes estuvierais esperando otra historia así de trágica, puede ser que os sintáis decepcionados. Sin embargo, es difícil que personajes como Quentin, Margo, Ben, Lacey y Radar te caigan mal.

En el libro podemos distinguir tres partes precedidas de un prólogo en el que explica una experiencia traumática que vivieron Quentin y Margo de pequeños. La primera parte es la más dinámica, divertida y rápida. Narra la venganza de Margo hacia todos las personas que le habían hecho daño. La segunda es más angustiosa y cuenta cómo Quentin y sus amigos buscan las pistas que Margo les deja para que la encuentren. La tercera y última es cómo la encuentran. Tiene poco misterio.

Espero que no leáis este libro solamente pensando en la búsqueda de Quentin como si esta fuera una historia sin más. Esta obra va mucho más allá. Se trata de toda una reflexión sobre la adolescencia especialmente, pero también sobre la vida y las personas. Todo el mundo es más frágil de lo que se muestran, incluso Margo Roth Spiegelman tiene sus inseguridades y sus penas, y eso no es malo. Lo malo es guardárselas y no poder contárselas a nadie. Ese es el problema que tiene Margo, que no encuentra en sus “amigos” las personas con las que mostrarse como es ella. Así es como ve ella la vida; las ciudades son ciudades de papel y las personas, personas de papel. Se lo creía tanto que ella misma se acabó convirtiendo en una chica de papel, ayudada por un entorno al cual “le encanta la idea de una chica de papel”.

En esa búsqueda de sentido, que es al final de lo que trata el libro, Margo decide ayudar a Quentin obligándolo a colaborar en las trastadas narradas en la primera parte del libro. Aquí Q. aprende que esa vida rutinaria que lleva se queda corta para poder disfrutar de la vida al máximo. Después, cuando Margo desaparece, Quentin empieza a seguir las pistas que esta le deja. En esta parte aprendemos mucho de la amistad. Ben y Radar suelen ayudarle, pero a su vez hacen que Q. no se acabe volviendo loco haciéndole vivir más allá de su búsqueda. Nos enseña que los amigos están para ayudar pero que no se puede pretender que se conviertan en otras personas de las que son en realidad.

Y, por último, la última parte vuelve a ser más animada, con hay escenas desternillantes justo antes de un final que no deja desapercibido y que puede ser que no guste, pero que es el que tiene que ser (por lo menos en mi opinión).

La variedad de personajes es otra nota positiva en el libro. Más allá de Quentin y Margo, Ben Radar y Lacey nos enseñan el valor de la amistad.

Respecto al estilo, Ciudades de papel está narrado en primera persona por Quentin, por lo que podemos leer en todo momento sus sentimientos, aunque eso no impide que podamos enfadarnos con él y sentir lástima por el resto de sus amigos (a veces).

En definitiva, es una obra maestra que hay que leer despacio y razonando.







Si tenéis un mínimo de compresión lectora os habréis dado cuenta de que me ha gustado mucho, y de ahí la gran nota. No le pongo el 5 porque uno de mis compañeros (ejem, Marcos) me mataría si se lo diera a un libro así y porque me guardo mi primera puntuación perfecta para el futuro. Aún así, es uno de mis libros favoritos.





                                                                    Nota: 4/5




P.D. Estoy muy enfadado con la película pues cambia varios puntos importantes de la parte final. Aunque he de reconocer que la banda sonora está muy bien.

2 comentarios:

  1. A mi la segunda parte se me hizo un poco larga, pero en general me gustó bastante. Un libro que recomendaría. Mi puntuación: 3.
    Buena reseña Kike!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Javi! Gracias por leer la reseña, comentarla y los halagos :). Sí que se hace pesada pero el conjunto lo compensa, ¿verdad?

      Eliminar